De la épica a la gestión, o por que el peronismo debe votar a Macri
Diana Ferraro
Escritora


La primera vuelta dejó dos cosas en claro: que el peronismo de la Provincia de Buenos Aires votó a favor de María Eugenia Vidal, la candidata de Mauricio Macri y que el peronismo del Frente Renovador sumado a Mauricio Macri, constituyen la expresión mayoritaria que puede asegurar la derrota final del kirchnerismo.
Al peronismo, como acaba también de mostrar en su primera vuelta levantando a Mauricio Macri, por medio de cientos de miles de votos libres de los aparatos, como candidato presidencial, no le interesa un candidato como Scioli que, por ambición personal, bajó todas las banderas del peronismo frente al avasallamiento kirchnerista.

Al peronismo, como dice la vieja máxima, primero le interesa la Patria, es decir la recuperación de la Argentina después de 12 años de pésima administración y empobrecimiento generalizado del país; después, el Movimiento, es decir, la recuperación del movimiento peronista como transformador positivo de la sociedad y de su instrumento electoral, el PJ, hoy subsumido y esclavizado por el Frente para la Victoria, como partido democrático y republicano; y, por último, los hombres, es decir, no importa quien gane siempre y cuando el progreso sea en la dirección correcta. Como candidato presidencial, Mauricio Macri cumple con estas tres expectativas.

Su triunfo en la segunda vuelta permitirá que la Argentina pase de una macroeconomía retrógrada e ineficiente a una macroeconomía apta para permitir la inserción en un mundo gobernado por las mismas leyes de apertura a la inversión, el comercio y la producción. Bueno es recordar que estas leyes fueron quebradas por Duhalde y Alfonsín y que permitieron el ingreso de los Kirchner al poder sin que la ciudadanía se percibiera en aquel entonces qué le esperaba (cada vez que se critica en términos generales la economía peronista de los años 90, tenemos aún derecho a preguntarnos si la ciudadanía ha terminado de comprender qué sucedió realmente en este país, una tarea de difusión pendiente para el peronismo.)

Igualmente, el triunfo de Mauricio Macri y sus declaradas intenciones democráticas y republicanas, permiten asumir que ayudará en todos los frentes a que el Partido Justicialista pueda reorganizarse como lo que es, el partido peronista que siempre lo acompañará en la gesta común de modernizar la Argentina (como que fue el primero en modernizarla y unirla en forma intachable al liberalismo—sí, en los años 90!), y a que el Frente para la Victoria se organice como partido independiente fiel a sus ideas y sin robar un partido que no les pertenece y al cual no han hecho honor. Lejos de ello, lo han hundido en el peor de los barros, creando un antagonismo irracional en contra del peronismo que no se percibía desde los violentos tiempos iniciales de la revolución peronista del 45. Revolución exitosa que, por cierto, no precisaba una segunda revolución sino lo que el general Perón recordó en los años 70, la institucionalización demócratica de una revolución cien por ciento vencedora en aquel momento histórico de su regreso victorioso al país, del abrazo con los adversarios y la necesidad de terminar con toda violencia.

Por último, y si bien Mauricio Macri prefirió una alianza con los radicales por sospechar de una posible contaminación kirchnerista aún en el peronismo opositor al kirchnerismo—la presencia del ex ministro Lavagna y algunos otros permitía alentar la sospecha de un regreso a las políticas duhaldistas—su condición de aliado de facto y, en la ocasión, representante del peronismo liberal, no deja dudas acerca de cuán cómodo se va a sentir en el futuro alentando la acción común para el cambio con aquellos que ya se abrieron a éste mucho tiempo antes de que él ingresara en la política.

Para muchos peronistas puede resultar algo melancólico que no sea un candidato del peronismo el que protagonice la próxima etapa histórica del regreso de la Argentina al mundo y a una economía de éxito. Sin embargo, pocos se engañan hoy con que un candidato como Scioli, que en un comienzo no estaba lejos de estas ideas, pero que hoy lleva como vicepresidente a un stalinista como Zannini y como su jefa a la misma persona que hundió a la Argentina, pueda ser quien los represente. Está claro que si gana Scioli gana el kircherismo, y que si pierde Scioli, el kirchernismo, aunque por un período legislativo jefe de la oposición parlamentaria, quedará debilitado y será más fácil de marginar políticamente y, sobre todo, de erradicarlo definitivamente del PJ, donde nunca hubieran predominado por medio de elecciones internas libres y democráticas, en un partido abierto a la participación ciudadana.

La Argentina está a las puertas de una nueva vida, de verdad justa, libre y soberana, y el peronismo será el acompañante leal de aquellos quienes han demostrado, a pesar de su ocasional antiperonismo dictado por su acertado antikircherismo, honrar esta nueva vida con una promesa de buena gestión. Esa buena gestión que hoy la Argentina precisa con desesperación y que Mauricio Macri, por formación y convicción, está en condiciones de proveer.

La épica queda en manos del peronismo, que no sólo deberá trabajar codo a codo con el próximo gobierno, sino recrear su misión para el siglo 21, en particular, los modos en que el movimiento trabajador debe modernizarse para asegurar el ingreso masivo de la juventud a la educación y el trabajo y la creación de nuevos instrumentos para asegurar la protección de los trabajadores dentro de una economía competitiva y abierta al mundo. El peronismo está en condiciones inigualables para incluso ofrecer al mundo modos novedosos de integración entre la economía liberal y las organizaciones libres del pueblo—entre ellas, los sindicatos—modalidades que no han sido aún pensadas en un mundo en el cual a una economía libre sólo se le oponen las políticas socialdemócratas y no políticas integradoras por medio de nuevas y creativas soluciones.

De la épica a la gestión, con Macri Presidente, y de la gestión a la épica, con un peronismo recuperado en su honor y en su intrínseco valor.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


23/11 | Eloy Soneyra presenta ¨Haz bien y no miren a quien¨
27/11 | Nicolás Márquez presenta Che Guevara ¨La máquina de matar¨
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: