El origen del mal
Carlos Mira
Periodista. Abogado. Galardonado con el Premio a la Libertad, otorgado por Fundación Atlas para una Sociedad Libre.


Cada vez se confirma más el verdadero daño que le han hecho los Kirchner a la Argentina. Más allá del robo, de la adulteración, de la estafa, del cinismo y del engaño, lo que los Kirchner han hecho con la Argentina es prostituirla, pudrirla en el tuétano de sus valores, someterla al blandir de billetes y convencerla de que todo tiene un precio, de que todo se puede doblegar a fuerza de billetazos.

Resulta particularmente paradójico que una familia que planteó un discurso revolucionario de cuarta en contra del mundo capitalista, de la lógica de los mercados y de la libertad comercial, haya llevado, por otro lado, a un país entero a un mercantilismo express en el que se exige el confort material a cambio de opciones extorsivas y en el que la pretensión de ganar más y estar mejor no se ve respaldada, al mismo tiempo, por una ética de los valores y por una noción acabada de lo que está bien y lo que está mal.

Los Kirchner pudrieron esas escalas, devaluaron el valor de la verdad y de la bondad; degradaron la dignidad de las personas, convenciéndolas de que eran parte de un engranaje materialista al que se podía conformar pagándole un precio, aun cuando a su alrededor hubiera un vacío de creencias y de moral.

Esta putrefacción supera en mucho el daño contable que con la forma del robo, la defraudación y la estafa le han propinado a las arcas públicas. Esas debacles se podrán recomponer con mayor o menor prontitud si se comienzan a aplicar sanos principios económicos. Pero lo otro, salir de la prostitución de las ideas y creencias que anidan en el espíritu de las personas, costará mucho más.

Puede ser, incluso, que esa podredumbre sea un obstáculo para la puesta en marcha de políticas económicas sanas, porque muchas de ellas requieren de una convicción que proviene de una forma de ver el mundo que, justamente, la plaga kirchnerista envileció.
El predominio de la fuerza patoteril sobre el razonamiento y el sentido común ha sido uno de los infladores que más ha funcionado durante el kirchnerato. Esa inflamación violenta de las conciencias que pretende resolverlo todo a los palazos, a los tiros y de guapo, contrasta contra los modales democráticos que los Kirchner han degradado.
Esa prostitución explica la debacle económica, la violencia callejera, la inseguridad, la proliferación del narcotráfico y hasta esa cultura pública de la fealdad que estalla en grafitis de mal gusto, en la roña de la vía pública y en el orgullo por andar mal vestido.

La monumental tarea que la Argentina –porque este no debe ser el trabajo de un gobierno sino de todo el país- tiene por delante es ésta. Por supuesto que al mismo tiempo debe enderezar sus números y volver a cauces normales la obscenidad kirchnerista. Pero ese orden será muy difícil de alcanzar si, al mismo tiempo, no se encara esa otra batalla que enfrente la prostitución de la mente.

Hoy millones de personas dan por descontada una manera de ver el mundo. Esa manera tiene que ver con un conjunto de convicciones que han sido incrustadas en sus cerebros por el taladro kirchnerista.

Por ese nuevo “sentido común colectivo” la mayoría de la gente cree que las cosas son gratis; que, por el solo hecho de nacer están investidas del derecho a reclamar una serie materialidades sin siquiera preguntarse cómo es el proceso de producirlas y cuánto cuestan; que su existencia es completamente independiente de ese proceso; que, en todo caso, esas “incomodidades” son responsabilidad de otro; que uno no es responsable básicamente de nada y que la culpa de lo que ocurre siempre está afuera de uno y –en muchos casos- afuera inclusive de la Argentina; y que la noción de la justicia no se relaciona con la propia conducta, con el mérito o con el esfuerzo sino con la aritmética, creyendo que, siendo humanos, todos debemos tener lo mismo.

Este decálogo de principios ha caído sobre la mente de los argentinos en un interminable goteo de doce años. Esas gotas horadaron el cráneo de un generación completa que hoy se rige por la pretensión de la inmediatez, sin siquiera plantearse el origen de las cosas, los principios de justicia o la incidencia de las conductas personales en el destino individual de la vida.

No hay hoy sector de la Argentina que no esté en estado de putrefacción por la penetración de esta bacteria fatal. El fútbol, el espectáculo, las universidades, la cultura, los procedimientos administrativos del Estado, la educación, los maestros, el cine, la televisión, las relaciones personales, el trabajo, la política… Todo ha sido podrido, todo lleva el veneno cultural del facilismo, la gratuidad, el grito, el atropello; todo pretende solucionarse por la vía de aplicar la ley del más fuerte.

Los Kirchner han sido un resumen maléfico de cinismo -dispuestos a usar la bandera de los derechos humanos como fuero personal que los pusiera a salvo de ser perseguidos por ladrones-; de hipocresía  -hablando contra “la cultura del dinero” mientras se llenaban los bolsillos de oro con los recursos del pueblo-; y de división –poniendo a unos argentinos contra otros para sacar tajada política de la discordia-.

Son las consecuencias de este verdadero tifón de maldad que azotó al país durante más de diez años lo que estamos viendo hoy. ¿Será capaz la Argentina de reconstruirse a sí misma viniendo de esta devastación moral? ¿Podrá el gobierno del presidente Macri liderar un cambio copernicano que saque al país de los narcóticos kirchenristas y lo deposite en la realidad? 

¿Tendrán los argentinos la decencia interior suficiente como para aceptar el daño que doce años de drogas le han hecho a su mente, asumir que eso es lo que está mal e iniciar un procedimiento de depuración? Todo está por verse. Pero si creemos que nuestro daño es solo material habremos iniciado el camino por el sendero equivocado. Mientras el virus de la putrefacción moral kirchnerista no sea extirpado del alma nacional, el horizonte no será promisorio.

 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


01/06 | La Educación para la Argentina por venir
06/06 | FEE - Georgia: Economics of Prosperity & Innovation
10/07 | Ottawa, Canadá: Freedom Week - Fecha límite para postular: Marzo 31
19/07 | Las Vegas: 10th Anniversary Celebration of Freedom Fest
23/07 | Mises University 2017
06/10 | Mises Institute: 35th Anniversary in New York City
07/11 | New York City: Liberty Forum and Freedom Dinner 2017


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: