Apertura comercial: ¿Un temible enemigo?
Ignacio Clancy
Ignacio Clancy es Investigador de Fundación Atlas para una Sociedad Libre, especializado en Políticas Públicas para una Sociedad Abierta.


La apertura económica -en general- y de las importaciones -en particular- se asocian desde hace años en nuestro país al cierre de empresas y a la pérdida de puestos de trabajo. El temor a que los productos provenientes del extranjero compitan y eventualmente desbanquen a los nacionales ha tomado cada vez más fuerza. A tal punto se ha cerrado el país que en el ranking elaborado por la fundación Heritage: para el corriente año la Argentina figura en la posición 157 del mismo, entre Irán e Islas Maldivas. Y si consideramos solamente Latinoamérica, nos posicionamos en el puesto 23, apenas superando a Haití. A pesar de que se ponga en tela de juicio a la mencionada fundación, es innegable que los argentinos en general disfrutamos del proteccionismo y denostamos el libre comercio y la competencia abierta.
 
A pesar de que el mundo parece estar virando hacia una nueva era proteccionismo y nacionalismos, la Argentina está entrando en una nueva y muy leve etapa de apertura económica. Por supuesto, las uniones que nuclean a los diferentes sectores industriales ya están comenzando a hacerse oír y tal vez tengan razón. En la historia económica argentina está muy presente lo ocurrido en el último intento de apertura comercial, aunque muy leve y fallido, que indica que muchas empresas nacionales fueron a la quiebra y con ello miles de trabajadores argentinos perdieron sus puestos. Los números son irrefutables, en la segunda mitad de los 90’ el sector industrial se contrajo, el PBI se desmorono y el desempleo se disparó. Pero fue realmente culpa de la apertura económica?
 
Una primera lectura indica que sí. Es cierto que ingresaron una gran cantidad de productos extranjeros al país y también lo es que la industria nacional no pudo competir con ellos llevándola a la quiebra. Así, el inconsciente colectivo nacional asocia a los productos provenientes del exterior con un mal que llega para arrasar con el empleo nacional. Pero una segunda lectura, un poco más profunda, intenta entender por qué nuestra industria protegida y subsidiada por alrededor de setentaaños no pudo hacer frente a una apertura de comercial de poco más de cinco años. La conclusión es simple, falta de competitividad. Esta simple respuesta lleva a una tercera pregunta, ¿Por qué no fue competitiva?
 
La misma respuesta que explica esta pregunta en los 90’ podría anticipar los ocurrirá nuevamente en este nuevo periodo de leve apertura.Carga impositiva, carga laboral, libertad para hacer negocios, inversiones y gasto público. La carga tributaria y laboral que tienen que afrontar las empresas argentinas es muy superior al del promedio de Sudamérica y mucho más al del resto del mundo. También es cierto que en los 90 el tipo cambio fijo restó competitividad cambiaria al sector. Hoy si bien el mismo se considera retrasado, es aún más favorable para competir con el mundo que en aquel entonces. No obstante la carga tributaria actual se encuentra en sus niveles máximos históricos,como así también elnivel de gasto público.
 
Es de esperarse entonces que las industrias nacionales protegidas no tengan la  mejor de las suertes ante una apertura comercial con la situación impositiva y laboral que deben afrontar. Lo cual lleva a la conclusión de que el problema no es la apertura económica, sino la competitividad cercenada por el creciente gasto público. Lo mismo que ocurrió en la última década del siglo XX.
 
Por lo tanto, una reducción del gasto aparejado a una disminución del peso tributario y laboralpermitiríaa los sectores industriales  la libertad de competir en términos de precios (y por ende costos) con los productos extranjeros. Pero la cuestión no termina allí, ya que de todas maneras habrá empresas que cierren sus puertas. Serán aquellas que efectivamente no sean los suficientemente eficientes para producir en sus respectivos mercados. Pero esto no necesariamente sería malo, ya que liberará recursos para invertirlos en aquellos rubros donde se es más eficiente. De esta manera nuestra sociedad se verá beneficiada con mayor cantidad de productos disponibles, de mejor calidad y por supuesto más baratos. Los beneficios económicos están a la vista. Los argentinos tendríamos precios más bajos, saldos monetarios extras para invertir o consumir en otros rubros, aumento de los salarios reales y demás… Pero la realidad no es tan simple.
 
Trabajar sobre el gasto público, las cargas tributarias y laborales generará mayor competitividad, pero no necesariamente permitirá  a las empresas que cierren reubicarse rápidamente en otros rubros.  En otras palabras, los puestos de trabajo que se pierdan, no se recuperarán tan rápidamente, excepto claro que además se trabaje sobre la libertad para hacer negocios y las inversiones. Para esto último se necesita básicamente, desburocratizar la apertura de sociedades, flexibilización laboral y por supuesto créditos para poner en marcha los nuevos proyectos.
 
En resumen, estos cinco puntos mencionados permiten a la industria local afrontar competitivamente una apertura comercial a la vez que otorga facilidades para la rápida creación de nuevas empresas y la generación de puestos de trabajo. Pero una apertura al mundo sin acompañamiento con lasmedidas necesarias podría resultar fatal para el mercado laboral.El sector industrial no tendrá posibilidad de hacer frente ni de reubicarse en otros rubros. No obstante, habría varios otros beneficios económicos pero no necesariamente para el empleo en el corto plazo.
 
 
 

Últimos 5 Artículos del Autor
Mucho se está hablando del consumo en los últimos tiempos en la Argentina. Se dice que los come...
[Ver mas artículos del autor]


21/09 | ESEADE: Programa de Actualización en Ciencia Política y Políticas Públicas
06/10 | Mises Institute: 35th Anniversary in New York City
07/11 | New York City: Liberty Forum and Freedom Dinner 2017


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: