Periodismo Contagioso
Diana Ferraro
Escritora


Mauricio Macri llegó al poder desnudo, sin molestarse en vestir trajes con los cuales distraer. Su vida, pública en extremo, jamás ocultó mujeres, ni padres ni primos ni amistades, mucho menos el dinero. Es, por lo tanto, llamativo que un periodismo hoy ocioso tras la caída brutal del kirchnerismo que tanta tela daba para cortar, ahora pretenda hacer bis e intentar ridículamente desnudar a un rey desnudo desde el primer día. Se comparan los contratos de los Kirchner con Baez con los de Macri padre y el Correo, y como en realidad eso es previo al gobierno del hijo, se desata en simultáneo el falso escándalo de Avianca basado en un siempre redituable “por las dudas”, y, de paso, se disemina a sotto voce la idea de un posible “impeachment” local, renovación del helicóptero. 
Estimulados por la adrenalina de los medios norteamericanos en la cacería del Presidente Trump, muchos periodistas se abrochan las insignias heroicas para confrontar al poder, y regresan a un pasado obligatoriamente inclinado a la izquierda con un poder local que siempre es más bien capitalista—salvo durante el período kirchnerista. Miméticos con la ola global parecen olvidar que Trump es, a los efectos de los Estados Unidos y por su atrasado nacionalismo desglobalizador, más bien un Kirchner que un Macri.  El New York Times de hoy es el Lanata de ayer, ese tiempo pasó y hoy estamos en una nueva secuencia, bien distinta.  Sin embargo, el periodismo se empeña en reflejar una terrible realidad a punto de estallar, una bronca colectiva que rebalsa toda imaginación, algo nunca visto—aunque hayamos visto todo en la última larga década. 
Y así va por los medios, entrando en la casa de la gente, ese periodismo hoy en realidad desocupado, si de nuevas tragedias se trata, tan desocupado como los políticos que no encuentran su lugar. Por eso el periodismo tiende a encontrarse en la noticia con las diversas izquierdas, incluyendo el kirchnerismo remanente, que movilizan en nombre de la inmensa pobreza que supieron crear—y buscan un horror que no existe más que en el persistente recordatorio de un pasado que cuesta remediar. Es comprensible, ¿cómo despertar a los televidentes y a los cada día más escasos lectores sino con el ruido del escándalo? El problema es que, de tanto equivocar la presentación de la situación real—un equipo de gobierno que lentamente va reorganizando el país sobre bases sólidas y sustentables—insistiendo en todo lo que está mal y en la falta de avances rotundos en la economía, desparraman entre los argentinos una idea sin asidero: que la gente no da más, que todo está mucho peor y que quién sabe cómo terminará todo esto. Esa misma gente, que el periodismo alimenta con contenidos, ideas, e información magnificada, termina dudando de sí misma y enojándose con el país, el gobierno, los políticos y, ¡cuidado! con los mismos periodistas a los que se les nota demasiado el inmenso goce de reporteros de la catástrofe.
Ya lo sabemos, tampoco hay muchos líderes políticos capaces de explicar y contener. Sería agradable, sin embargo, que la porción más educada de la sociedad y aquella que sólo debería perseguir el interés general, como los intelectuales, periodistas y los olvidados artistas, tomase la posta, mirase el panorama con ecuanimidad y madurez de buen juez formado en la historia y mostrase lo que de verdad está sucediendo.

No importa si la gente está enojada y el periodismo la azuza más para irritarla al máximo y atraparla en las noticias. No importa si las cosas están un poco mejor o un poco peor. No importan los estados de ánimo, reales o inventados. Lo que importa es la comprensión exacta de lo que está sucediendo, cuáles serían las alternativas que nadie propone seriamente—preguntar en la CGT los cómo y los por qué de tanta falsa marcha y tanta amenaza sin contenido. Importaría que alguien describa con corrección el programa que este gobierno está desarrollando, cómo en efecto se relaciona con los años 90—la tentativa anterior de encaminar definitivamente la Argentina antes de que Duhalde y Alfonsín pusieran la piedra en el zapato y con ella nos sometieran a la larga y desdichada caminata con los Kirchner. 
Habría que explicar muy bien y, también, no habría que seguir denostando el peronismo y, en cambio, volver más bien a ser peronista en lo bueno y olvidado de este movimiento que hoy---¡y esta es la gran noticia que nadie quiere comunicar!—tiene sólo disponible, para seguir su rumbo hacia la grandeza de la nación y felicidad del pueblo, el liderazgo de Macri. Es cierto que es un liderazgo recortado por un hombre que tiene miedo de ser peronista, que quiere ser él mismo y un fundador como si la historia no importase, que se siente más seguro dentro de la dinámica republicana del radicalismo, tímido para asumir otro pasado que no sea el de Frondizi—pasado breve, aún propulsado por Perón—y que se resiste a abrazar a aquellos que lo siguen, a falta de alguien mejor, a aquellos que confían en él y a aquellos que desde la CGT le prestan una cierta ayuda que podría ser una ilimitada ayuda si el conductor asumiese sin reservas la bandera común y el espíritu de volver a levantar a los pobres hacia la clase media. 
Sí, hay que hacer otra vez lo que supo hacer el peronismo, y para que el milagro pueda suceder tiene que volver incluir a los millones de trabajadores con nuevos instrumentos aptos para un desarrollo capitalista e integrar, sobre todo, a los millones de aspirantes a trabajadores a los que hay que encuadrar y educar con urgencia extrema para inaugurar, no una nueva historia, sino para continuar y concluir la historia pendiente. 
Si el periodismo se esforzase, y en vez de agregar a Perón como el tercer demonio entre los militares y guerrilleros—como está de moda en estos días desde La Nación hasta Noticias—se preocupase de entender que el eslabón perdido en la saga argentina—una saga que peronistas, radicales y liberales, y ¡hasta la izquierda!, podríamos coincidir en que debió ser maravillosa, por lo dotado del territorio y de sus gentes—es el escaso agradecimiento de una buena parte del país por un movimiento que hizo todo para que la Argentina fuera aún más grande y con un pueblo muchísimo mejor. 
Ese escaso agradecimiento fue retribuido por el peronismo con enojo y resentimiento y sólo una reconciliación profunda, que acepte que el país anterior al peronismo era maravilloso, excepto que no para todos, y que el país del peronismo quiso ser maravilloso para todos y extender la maravilla anterior al futuro, pero, hasta hoy, no pudo lograrlo, siendo siempre una sola mitad, a veces con pésimos líderes, ni siquiera peronistas aunque disfrazados de tales. 
En los tiempos de Menem y Cavallo, parecía que serían ellos, ambos, o uno u otro en secuencia, quienes por fin remontaran la cuesta hacia el futuro. Y casi lo logran, uniendo las dos mitades, si no fuese que, una nueva mitad crecida en sus entrañas les robó el nombre y la posibilidad de progreso. Hoy estamos en una nueva oportunidad de dar la mano a nuestros dos mejores pasados, el liberal y el peronista--en esta historia el pasado radical fue sólo el mensajero del peronismo, integrando a los inmigrantes blancos. Si entendemos que ésta es la verdadera historia de la Argentina, y entendemos el lugar privilegiado de Macri y de los últimos peronistas de Perón aún vivos para pasar la posta, podremos recuperar el país y su verdadero camino.  Y, lo más importante, hasta podremos guiar al periodismo con la firmeza de convicciones bien sostenidas, de esas de las que uno está orgulloso y que nadie puede conmover fácilmente, aunque griten escándalo, fuego y quién sabe cuántas cosas más que oiremos en este año electoral, pero también el año de hacer un buen moño al pasado.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
La ola global de descontento con el Presidente de los Estados Unidos es muchas veces impulsada ...
No todos nuestros problemas son políticos. Muchos de ellos corresponden más a áreas de la exper...
Causa cierta gracia en estos días la discusión acerca de si el PRO debe o no incorporar peronis...
El triunfo de Hillary Clinton en los Estados Unidos no hubiera asegurado la política antiestati...
[Ver mas artículos del autor]


26/04 | Claves - Información Competitiva: Análisis de Coyuntura y Prospección B2B
06/06 | FEE - Georgia: Economics of Prosperity & Innovation
10/07 | Ottawa, Canadá: Freedom Week - Fecha límite para postular: Marzo 31
19/07 | Las Vegas: 10th Anniversary Celebration of Freedom Fest
23/07 | Mises University 2017
06/10 | Mises Institute: 35th Anniversary in New York City
07/11 | New York City: Liberty Forum and Freedom Dinner 2017


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: