Globalización Siglo XXI
Ricardo Valenzuela


Globalización es el término de moda y en boca de todos los lideres, políticos, redentores sociales, empresarios, economistas etc. El zumbido de la palabra es relativamente reciente, pero, si escarbamos un poco, veremos no describe nada novedoso. Globalización, sin ese nombre, estaba en todo su apogeo hace mas de cien años, de hecho fue la característica más importante del Siglo dorado de la humanidad; El Siglo XIX. Es más, en esa época era un concepto sumamente avanzado inclusive para los estándares de esos tiempos.
 
En 1913, el comercio internacional representaba un 12% del PIB de los países industrializados. Ese nivel de exportaciones no fue de nuevo alcanzado hasta los años 70s, puesto que el mundo se había convertido en un fortress después del arribo de Keynes en Inglaterra y Roosevelt en los EU. El volumen del flujo de capitales en relación al PIB, alcanzó niveles en los años 20 que no se han vuelto lograr aun en estos días de flujos inalámbricos. A finales del siglo XIX el flujo de capitales emanando de la Gran Bretaña, llegó a niveles de casi un 10% del PIB de esa gran nación; En contraste, los impresionantes superávit de las cuentas corrientes de Alemania y Japón, en sus dorados años 80s, jamás sobrepasaron el 5% de sus PIB..
 
La formación de la primera economía mundial, fue posible por los avances tecnológicos de la Revolución Industrial. Ej. Los avances en transportación que terminaban con la tiranía de la distancia. En transporte de tierra es difícil estimar la importancia y aportaciones del ferrocarril. En 1830 una jornada de Nueva York a Chicago tomaba tres semanas; solamente una generación después, en 1857 ese mismo viaje se efectuaba en dos días. La segunda mitad del siglo XIX, fue testigo de la explosión en la construcción de redes ferroviarias alrededor del mundo. Las vías de Gran Bretaña se extendieron al triple, pasando de 6,700 millas a 24,000 millas en 1910; En el mismo periodo, en Alemania sus vías crecieron de 3,600 millas a casi 37,000; los EU lograron un impresionante crecimiento al llegar a 250,000 millas, de las menos de 10,000 que originalmente tenían. El ferrocarril unió países e integró sus mercados facilitando la penetración de bienes foráneos, promoviendo gran competencia y avance de productividad. 
 
Entretanto, otro gran avance tecnológico hacía su debut uniendo esos mercados nacionales en un nuevo ente global. A pesar de que el barco de vapor fue desarrollado a principios del Siglo XIX, las innovaciones de que fue objeto en las décadas posteriores, transformaron lo que había sido una instrumento para navegar en ríos y a corta distancia, en un económico, a gran escala y confiable transporte interoceánico que conectaba el mundo entero. El efecto en los costos de transporte fue nada menos que espectacular: Un índice de costos de transporte en las rutas de exportación del Atlántico, disminuyó en un 70% en términos reales, entre los años de 1840 a 1910.     
 
La explosión de la tecnología creativa que promovió la Revolución Industrial, destruía las barrearas naturales de comercio internacional que imponía en esa época la geografía. Al mismo tiempo, creaba nuevas posibilidades para el beneficio masivo provocado por el intercambio internacional. En el centro de esa nueva economía, las fábricas de los países industrializados del Norte del Atlántico, escupían sus productos en serie para enviarlos a todo el mundo. Esas fábricas fundaban sus estrategias en el acceso a los recursos naturales y materiales de fabricación baratos. En las periferias menos avanzadas de África, Asia, y América Latina, nuevas tecnologías permitían el que esos recursos naturales se produjeran y extrajeran de forma más barata que nunca antes.
 
De esa forma nació la primera estructura que sostendría la división global de trabajo: El centro del círculo se especializaba en la producción, mientras que la periferia se especializaba en los productos primarios. Para la Gran Bretaña—el primer poder industrial—los bienes manufacturados constituían tres cuartos de sus exportaciones. Pero la nueva y creciente nación llamada los Estados Unidos, trabajaba ambos campos; el centro y la periferia. El Este urbanizado llevó la industrialización a nuevos niveles para de esa forma, arrebatar la supremacía económica de Inglaterra. El Oeste, por otra parte, siguiendo el sendero de otras regiones de asentamientos europeos—Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Argentina—se especializaba en la producción de granos, carne, pieles, lana, y otros productos agrícolas de gran valor. Finalmente, el Sur, siguiendo el patrón tropical de desarrollo, se especializaba en productos como hule, café, algodón, azúcar, aceite vegetal, y otros de bajo valor.
 
Aun cuando el comercio mundial es un concepto muy antiguo, esta explosión era algo nuevo. Este comercio ya no era un asunto limitado a unos cuantos bienes considerados “de lujo.” Ahora, por primera vez, la especialización y división de trabajo en la producción en escala mundial, era un elemento esencial de la vida económica en todos los países participantes. Entre los años de 1870 y 1913, las exportaciones como porcentaje del PIB, se duplicaron en la India, Indonesia, y se triplicaron en China y Tailandia. La transformación de Japón fue especialmente dramática. Después de que las naves del Comodoro Perry arribaron a la bahía de Tokio en 1858, Japón sufrió una transformación dramática. De ser un país totalmente aislado, se convertía en un gigante del libre comercio mundial. En los siguientes 15 años, sus exportaciones se multiplicaron 70 veces para llegar a un 7% de su PIB.
 

La Contrarrevolución Industrial

 
Sin embargo, era demasiado hermoso para que durara. La humanidad, por primera vez en la historia, se enfilaba hacia la verdadera libertad que produce la formación de capital. El orden económico global que nació y floreció en el Siglo XIX, sería destruido por las grandes catástrofes que azotaron a la humanidad en el siglo siguiente: el progresismo y las dictaduras totalitarias colectivistas.
 
¿Por qué el primer episodio de globalización terminó de una forma tan dramática?
 
El espíritu de exploración en busca de oportunidades, de riesgo ante lo probable, de esa competencia que afila los sentidos, de lo desconocido, está muriendo cuando, inclusive, los hombres de negocios piden oportunidades sin riesgo, de competencia negociada, lo seguro no lo probable, la protección de sus mercados y, sobre todo, lo más peligroso es que lo buscan con el gobierno.                  
 
Pareciera que el mundo decidió hacerse el harakiri, pero en lugar de utilizar un sable japonés, decidió usar las ideas que invadieran a los EU vía inmigrantes europeos. Pareciera se ha hecho realidad la profecía del libro “Looking Backward” publicado en 1887 en el cual, un hombre es enviado a un profundo sueño solo para despertar en el año 2000, y encontrarse con un país perfecto arropado por el socialismo. ¡Horror! No necesariamente. Porque todo lo descrito en esta obra, se ha hecho realidad y ahora el mundo, como el burro de la noria, camina en círculos sin llegar a ningún destino.   
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: